Un frontón con una pared desquebrajada

Un frontón con una pared desquebrajada. Una metáfora de la herida abierta que persiste en el alma y los corazones de muchos vascos.